María Riccetto, último año junto al BNS

María Noel Riccetto, primera bailarina del BNS | Ballet Nacional Sodre, anunció en una conferencia el miércoles 10 de abril su retiro de la compañía. Manon será la última producción del año con la que, la ganadora del Benois de la Danza 2017, dejará de bailar con el Ballet Nacional Sodre. A 6 años de su regreso y en su mejor momento, nuestra querida primera bailarina, María Noel, decide retirarse de los escenarios para continuar su carrera por otros caminos.

Hemos podido sentir el compromiso de María desde antes de ser parte de la compañía, cuando comenzábamos un nuevo camino de la mano del Mtro. Julio Bocca, acompañándonos en nuestra Gira Nacional 2010, en El corsario del año 2011 y posteriormente en el 2012 con La viuda alegre, cuando solo planeaba quedarse un año, pero logramos que se incorporara a la compañía todo este tiempo…

Luego de una exitosa carrera como solista en el ABT - American Ballet Theatre (EE. UU) por 13 años, María regresó a Uruguay para compartir con todos, el público y sus compañeros, lo que la había hecho brillar, su entrega en el escenario, su compromiso, pasión y versatilidad en cada uno de los roles que interpretó, desde una vulnerable Tatiana en Onegin, una poderosa mujer como Catalina en Hamlet ruso, hasta una seductora Carmen.

Su trabajo ha ayudado a posicionar a nuestra compañía nacional en un lugar de renombre, habiendo obtenido en el año 2017 el Benois de la Danza por su papel de Tatiana en Onegin, del coreógrafo John Cranko, rol que tendremos el privilegio de volver a ver en esta, su última temporada.

No hay mejor forma de despedir a María que compartiendo este año un repertorio que no hará otra cosa que confirmarnos por qué la admiramos. Participará en la Gira Nacional y se despedirá con uno de los ballets más desafiantes, Manon, del coreógrafo Kenneth MacMillan.

Este 2019, tanto para la compañía como para su director artístico, Igor Yebra, será un año de emociones y sentimientos encontrados, ya que, si bien apoyaremos incondicionalmente a María en este tan importante proceso, sentiremos un gran pesar por tener que despedirnos de una de las mejores bailarinas del mundo.

Por los momentos compartidos, por los aplausos, por las emociones, por tu profesionalismo y talento: ¡GRACIAS MARÍA!