Sobre el BnS
    Temporadas

Igor Yebra

Director Artístico

DEBUT PRECOZ
Nacido en Bilbao, Igor Yebra recibió su formación en la Escuela de Víctor Ullate en Madrid de la mano de Karemia Moreno, ampliada posteriormente con Ángela Santos y Pino Alosa, entre otros. Debutó como profesional en el Ballet de Víctor Ullate (1988-1996), siendo el único bailarín aún en activo del estreno de la compañía en el Teatro Arriaga, fechado el 28 de abril de 1988. Cuando emprendió su carrera en solitario, entró a formar parte del Australian Ballet (1997-1999), primera de las muchas compañías internacionales de los cinco continentes con las que ha colaborado a lo largo de su trayectoria.

FRANCIA, ITALIA Y RUSIA, SUS EJES
Su carrera internacional como intérprete freelance se ha nutrido principalmente de tres fuentes: su relación con la escuela francesa a través de Charles Jude y su larga colaboración con el Ballet de la Ópera de Burdeos (2002-2016), donde ostentó la categoría de ‘étoile’ durante una década; su relación con la escuela italiana mediante Carla Fracci y su colaboración como primer bailarín invitado con el Ballet de la Ópera de Roma (2002-2012); y su reconocida admiración por la escuela rusa y su trato cercano con Yuri Grigorovich, gracias al que protagonizó uno de los mayores hitos de su carrera al convertirse en primer bailarín no ruso en bailar en rol protagonista de Iván el Terrible en el Palacio Estatal del Kremlin, en 2004, y cuya capacidad es de 6.000 espectadores.

PROFESOR Y COREÓGRAFO
Consciente de la importancia de una enseñanza de calidad, Igor Yebra fundó su propia escuela de danza en Bilbao en 2006, y dos años después recibió el encargo de poner en funcionamiento la Escuela Municipal de Amurrio, dejando la dirección un lustro después de su inauguración. Otra faceta a destacar de Igor Yebra es la creación de sus propias coreografías.

COMPAÑÍAS DE CINCO CONTINENTES
Además, ha bailado como invitado en numerosos espectáculos y giras con multitud de compañías internacionales de los cinco continentes como el Ballet Nacional de Cuba, La Scala de Milán, el Scottish Ballet, Ballet Nacional de Lituania, Ballet del Kremlin, Ballet Argentino de Julio Bocca, Teatro San Carlos de Nápoles, Ballet de la Arena de Verona, Atterballetto, el Ballet del Teatro de Ekaterimburgo, Ballet Estatal de Georgia, Ballet del Teatro Estatal de Bashkiria, Ballet del Teatro de Kazán, Ballet Nacional de Hungría, Ballet Nacional del Teatro de la Ópera de Sofía, Ballet Nacional Sodre de Uruguay, Ballet Nacional de Venezuela, Ballet de la Ópera de Leipzig, Ballet Nice Méditerranée, Ballet de la Ópera de Limoges y Ballet de la Ópera de El Cairo. 

VERSATILIDAD EN EL REPERTORIO
La versatilidad es una de sus características como intérprete cuyo amplio repertorio es capaz de abordar con solvencia roles clásicos, neoclásicos y contemporáneos. Ha interpretado todos los grandes clásicos de repertorio en muy diversas versiones. La crítica también ha resaltado su interpretación en roles neoclásicos en obras de George Balanchine y también en piezas de coreógrafos de los Ballets Rusos como Michel Fokine, Serge Lifar y Léonide Massine. También ha bailado piezas de creadores contemporáneos como Hans van Manen, Rudi van Dantzig, Nils Christe, William Forsythe, Jiří Kylián, etcétera. Además, numerosos coreógrafos han creado papeles para él como Charles Jude, Lorca Massine, Víctor Ullate, Micha Van Hoecke y Paul Chalmer, entre otros.

PREMIOS INTERNACIONALES
En cuanto a premios y distinciones, Igor Yebra ha obtenido diversos galardones y nombramientos a lo largo de su carrera profesional. En sus inicios profesionales, cosechó el Gran Premio del Concurso de Eurovisión para Jóvenes Bailarines, celebrado en París en 1991. Posteriormente, se alzó con el Segundo Premio del Concurso Maya Plisetskaya y con el Premio Especial del Público en San Petersburgo. Asimismo, en Italia, ha conseguido el Premio ‘Danza & Danza’ al ‘Mejor Bailarín’ de 1996, el Premio Léonide Massine en 2003 y el Premio del Ministerio de la Cultura Italiano Gialino d`Oro, otorgado en Roma en 2010. Como distinciones honoríficas, en 2009, fue designado miembro del Consejo Internacional de la Danza de la Unesco y su ciudad natal, le nombró Ilustre de la Ciudad de Bilbao, en 2010, entre otros muchos reconocimientos y premios recibidos por su trayectoria profesional.

COREÓGRAFO
Debutó como coreógrafo con la ópera Il signore Bruscchino y ha realizado creaciones para las óperas La Traviata, Carmen, Aída, el musical El padre Arrupe, y de suites sobre los ballets clásicos El Cascanueces Suite, Carmen Suite Ballet, además del ballet infantil Pipi Bailarina. Colaboró creando la parte coreográfica de la obra Memorias de Adriano del director escénico italiano Maurizio Scaparro y debutó como actor teatral en Esto no es la casa de Bernarda Alba, versión dirigida por Carlota Ferrer. Finalmente, remarcar que fue el creador de la coreografía El Cisne XXI, versión masculina de La muerte del cisne, que ha interpretado a nivel nacional e internacional en multitud de galas, en las que ha cosechado un gran éxito. En enero de 2018,  toma el testigo de Julio Bocca y asume la dirección artística del BNS | Ballet Nacional Sodre de Uruguay.

Francesco Ventriglia
Adjunto de dirección artística

Nace el 9 de junio de 1978, en Battipaglia, Italia. Es bailarín de ballet, coreógrafo y director artístico. Comienza sus estudios de ballet a la edad de 7 años. Tras ingresar en la Escuela de Ballet de La Scala, se traslada a Milán para realizar estudios a tiempo completo. Se une a la Compañía de Ballet de La Scala en 1997, haciendo su debut como solista en In The Middle, Somewhat Elevated de William Forsythe, en 1998, y en 1999 es elegido como Ídolo de Bronce por Natalia Makarov en su producción de La Bayadera.

Baila numerosos roles solistas con la compañía, en obras de Roland Petit. Balanchine, Ailey, Neumeier, Cranko, Preljocaj, Godani, Kylián y Béjart. A nivel internacional, sus actuaciones con La Scala incluyen Hilarion en el Metropolitan Opera de Nueva York y en Covent Garden, junto a Sylvie Guillem en su creación de Giselle.

Comienza su carrera coreográfica mientras es bailarín en La Scala, creando un repertorio diverso para la Escuela de Ballet. Es coreógrafo de ballet clásico y contemporáneo, con obras interpretadas internacionalmente por compañías como el Royal New Zealand Ballet, La Scala Ballet, el Teatro Bolshoi y el Mariinsky Ballet

Con la Compañía Heliópolis hace su debut en la Bienal de Venecia en 2007, con una nueva pieza, El mar en cadenas, una investigación sobre el erotismo y la discapacidad física, con la música original de Emiliano Palmieri, nominado para el León de Oro. Al año siguiente crea una nueva obra, Normale, que explora el concepto de amor y salud mental: con estos dos títulos realiza una investigación de las diferencias presentes en la sociedad moderna. También en 2007 monta A Midsummer Night's Dream y Jago, la honesta poesía del engaño, para la Arena di Verona, con la étoile de la Opéra National de Paris, Eleonora Abbagnato y Alessandro Riga.

En 2008, para el Teatro Mariinsky de San Petersburgo, crea Contradictions para Ulyana Lopatkina. Al año siguiente crea un nuevo trabajo específicamente para Svetlana Zakharova titulado Super Game, una colaboración multimedia para la primera bailarina y seis bailarines principales del Bolshoi Ballet. Además, sus trabajos incluyen Immemoria, un trabajo para 40 bailarines con música de Shostakovich, estrenándose en La Scala en mayo de 2010.

Es nombrado director de Maggio Danza en Florencia, Italia, en octubre de 2010, y director artístico del Royal Ballet de Nueva Zelanda en noviembre de 2014. Aumenta el repertorio de la compañía, presentando coreógrafos nunca antes interpretados a audiencias de Nueva Zelanda, tales como Andonis Foniadakis, Alexander Ekman y Roland Petit.

En 2016, crea una nueva versión más extensa de su obra Wizard of Oz, originalmente diseñada para Maggio Danza. La producción reestablecida, diseñada por Gianluca Falaschi, recorre Nueva Zelanda y es vista por más de 38.000 personas en su primera temporada. Bien recibida tanto por el público como por la crítica, la producción es considerada como una de las más exitosas creadas para el Royal New Zeland Ballet.

Actualmente es adjunto de director artístico del Ballet Nacional Sodre.

Equipo artístico
Igor Yebra

Igor Yebra

Director Artístico
Francesco  Ventriglia

Francesco Ventriglia

Adjunto de D/A

Lorena Fernández

Lorena Fernández

Maestra
Marina  Sánchez

Marina Sánchez

Maestra
Julio  Minetti

Julio Minetti

Maestro de clases
Sarah Seoane

Sarah Seoane

Maestra de clases
Equipo de Gestión
Patricia Kangyera

Patricia Kangyera

Gerente Administrativa
Gustavo Casco

Gustavo Casco

Gerente de Logística
Juan Ottati

Juan Ottati

Gerente de Relaciones Institucionales

María Emil  Saldaña Tate

María Emil Saldaña Tate

Jefa de comunicación
María José Azarola

María José Azarola

Inspectora interina
Maite Gómez

Maite Gómez

Asistente de Producción
Estefani Buela

Estefani Buela

Asistente administrativa
Florencia González

Florencia González

Asistente de comunicación

Pamela Cuenca

Asistente de Audio y Video BNS
Pablo Pulido

Pablo Pulido

Asistente de Iluminación BNS

Pianistas
Esteban Urtiaga

Esteban Urtiaga

Pianista
José Vicente

José Vicente

Pianista de clase

Bernardo Sánchez

Pianista

Fisioterapeutas
Helena Pehar

Helena Pehar

Coordinadora Equipo de fisioterapia
Elisa  Guaraglia

Elisa Guaraglia

Fisioterapeuta

Primeros bailarines
Alejandro González

Alejandro González

Solistas
Gabriela Flecha

Gabriela Flecha

Mel Oliveira

Mel Oliveira

Damián Torío

Damián Torío

Brian Waldrep

Brian Waldrep

Cuerpo de baile
Sebastián Arias

Sebastián Arias

Corifeo
Sofía  Carratú

Sofía Carratú

Natalia Carrerou

Natalia Carrerou

Jaidyn Cumming

Jaidyn Cumming

Sandro  Fernandes

Sandro Fernandes

Jorge Ferreira

Jorge Ferreira

Mirza Folco

Mirza Folco

Sofía Galván

Sofía Galván

Clara Gasso

Clara Gasso

Alfonsina González

Alfonsina González

Liliana González

Liliana González

Romina Grecco

Romina Grecco

Jázmin Gude

Jázmin Gude

Maia Güida

Maia Güida

Walter Lateulade

Walter Lateulade

Larissa Lins

Larissa Lins

Yasmin Lomondo

Yasmin Lomondo

Nelson López

Nelson López

Ignacio Macri

Ignacio Macri

Carolina Maneiro

Carolina Maneiro

Nicolás Martínez

Nicolás Martínez

Julián  Mendosa

Julián Mendosa

Nico Montero

Nico Montero

Lucas Moya

Lucas Moya

Sofía Newell

Sofía Newell

Agustín Pereira

Agustín Pereira

Tatiana Pérez

Tatiana Pérez

Marta Rueda

Marta Rueda

Kauan Soares

Kauan Soares

Fabián Sosa

Fabián Sosa

Archie  Sullivan

Archie Sullivan

Acaoã Theóphilo

Acaoã Theóphilo

Walkiria  Weber

Walkiria Weber

Consagración de la Primavera

Gira Nacional - Del 3 al 30 de setiembre de 2013

Ficha técnica  

Coreografía: Oscar Araiz
Música: Igor Stravins

A - “El festín de la araña” Olga Banegas
1936

B - “La Peri” Alberto Pouyanne
1936

C - Margaret Graham

D - “Danubio Azúl” de Strauss
Teatro al aire libre - Parque Rodó / 1939

E - En la ciudad de Yaguarón
1958

F - “Apollón”
1958

G / H -Auditorio Nacional Dra. Adela Reta

EL CUERPO DE BAILE DEL SODRE 

Desde su fundación el 27 de agosto de 1935, el Cuerpo de Baile del Sodre ha sido el organismo artístico público encargado de desarrollar el ballet clásico profesional en el Uruguay. Se creó una compañía nacional que incluyera en su repertorio no solo el vasto espectro del ballet clásico, sino también que incorporara a los referentes y promoviera creaciones en el área de la danza contemporánea y moderna, para goce y disfrute de todos los ciudadanos.

Uruguay y especialmente Montevideo, fue durante la primera mitad del siglo XX, escala indiscutida de todas las grandes figuras y compañías, que llegaban al continente desde los grandes centros de producción en materia de danza: Europa, Rusia y Estados Unidos.

Existía un público ávido y exigente. No era del todo imaginable que una compañía profesional nacional pudiera surgir en ese Uruguay tan afecto y receptivo a las grandes corrientes internacionales; sean en danza, teatro, literatura, filosofía.

Sin embargo el gobierno, en ese país pujante y dinámico de mediados de los años treinta, decide hacerse cargo de la conformación de una compañía estable de danza clásica (27 de agosto de 1935) colocándola bajo la égida del SODRE y recayendo su primera dirección artística en el Mtro. Alberto Pouyanne, quien logra llevar a escena su primer espectáculo el 23 de noviembre de 1935: Nocturno Nativo, sobre música de Vicente Ascone, e inspirado en elementos del folclore nativo.

Se puede apreciar que subyacen dos líneas del pensamiento de la época en perpetua tensión: el reconocimiento e identificación con una fuerte tradición artístico cultural europea por un lado y por el otro, el profundo deseo de reivindicar un ser y sentir oriental, de dotarlo de una identidad propia, de una forma artística, de una trascendencia que supere lo meramente folclórico, autóctono o pintoresco.

El estilo de esta joven compañía se irá conformando con los eclécticos aportes del esteticismo francés, que llega a estas latitudes de la mano de Roger Fenonjois; de la mítica expresividad amplificada de la escuela rusa con los aportes de Gala Chabelska, Tamara Grigorieva, Vaslav Veltcheck, Yurek Shabelevsky y María Ruanova; de las nuevas visiones de la línea norteamericana a través del trabajo de un William Dollar. Todos ellos -entre otros destacados maestros y bailarines de mediados del siglo XX- llegaron hasta nuestro país para trabajar con esta compañía, siendo los responsables de ir dotándola de una fuerte exigencia y un depurado estilo de una sutileza y contundencia de interpretación, de una musicalidad y presencia comunicativa particular. 

La efervescencia de entonces tanto dentro del cuerpo de ballet como en el resto del panorama artístico nacional y de la ciudad toda, consecuencia de múltiples experiencias propiciadas por artistas y maestros provenientes de los más remotos escenarios europeos, permitieron que el arte del ballet llegara a formar parte de la vida misma de los montevideanos. Mme. Marianne Ivanov y Lolita Parent -solo por mencionar algunas de las étoiles de la época- encarnaron personajes fantásticos, reales e irreales a la vez, que con sus gestos, palabras y desplantes dieron nacimiento a nuestra mitología particular.

Entre los integrantes del elenco uruguayo en sus primeras décadas hay que mencionar especialmente a Olga Banegas, Flor de María Rodríguez, Tola Leff, Hebe Arnoux, Lía Dell´Ara, Sunny Lorinczy, Alfredo Corvino, Miguel Therekov, Raúl Severo, Micha Dimitrievich, Eduardo Ramírez, Marina Korolkov, Olga Bérgolo, y Sara Nieto, que protagonizaron galas que quedaron en el mejor recuerdo de los amantes del ballet.

Capítulo aparte en la historia del Cuerpo de Baile del Sodre, merece la legendaria pareja de primeros bailarines conformada por Margaret Graham y Tito Barbón, ambos argentinos, proveniente del Teatro Argentino de La Plata, quienes supieron inspirar a sucesivas generaciones desde los escenarios y desde su profunda vocación docente. 

En su afán de ganar al ciudadano, esta compañía sale de su propia sala en inolvidables galas al aire libre en el Parque Rivera o el Lago del Parque Rodó, en presentaciones acompañadas por la orquesta del Sodre, convirtiéndose en favoritos de los montevideanos de la época. Cuentan los más memoriosos que “la gente iba colgada de los ómnibus a verlos”. Igualmente exitosas fueron las experiencias de espectáculos gratuitos para obreros para que “las masas de trabajadores de la capital pudieran cultivar sus sentimientos más elevados en las bellezas del arte”.

El repertorio de la compañía se va desarrollando y ampliando. Datan de esta época la inclusión de obras como Istar, Sueño de una noche de Verano, Chopiniana, Les Shylphides, El Lago de los Cisnes, El Gallo de Oro, El Sombrero de Tres Picos, La Perí, El Moro de Venecia, Coppelia, entre otras.

La década de los 70 inaugura trágicamente con llamas un sombrío periodo para esta compañía y para el SODRE en general. Con el incendio del Estudio Auditorio, se pierde gran parte de su acervo, tradición e historia; se congela el presente en tiempos de miedo y dictadura; se hipoteca su futuro en el desamparo de quedarse sin sede, marco y propuesta.

Aun así, la compañía no cesa de enriquecerse eventualmente con el aporte de personalidades de la danza como el soviético Vilen Galstian, la carismática francesa Françoise Adret, la cubana Elena Madan Vera y los argentinos Rodolfo Lastra, Adriana Coll y Graciela Piedra. Sumado al inquebrantable ánimo y espíritu de primeros bailarines como Sandra Giacosa, Mariel Odera Alejandro Godoy, Walter Vieites, Rossana Borghetti, Patricia Martinez y Sofía Sajac, quienes mantuvieron viva la llama del ballet durante las siguientes décadas pese a todas las dificultades.

De ese período datan también las colaboraciones de notables coreógrafos y maestros latinoamericanos de renombre internacional como Oscar Araiz, Mauricio Wainrot, Graciela Piedra, Raul Candal, Gustavo Mollajoli o de los invitados del porte del rumano-francés Gigi Caciuleanu o del francés James Amar, que dieron nuevos bríos y aliento a la expresión coreográfica y aportaron una importante cuota de renovación.

Desde 2009 la compañía, luego de peregrinar por diferentes espacios precarios de ensayo (Auditorio Nelly Goitiño, Palacio Salvo), pasa a residir definitivamente en el flamante Auditorio Nacional Dra. Adela Reta, aún en obras pero con una imponente sala donde poder presentarse.

EL BNS | BALLET NACIONAL SODRE 

Desde junio de 2010 hasta diciembre de 2017, bajo la dirección artística del reconocido Mtro. Julio Bocca, la compañía, ahora denominada BNS | BALLET NACIONAL SODRE, sufre la mayor transformación de toda su historia. Un nuevo equipo se hace cargo de la gestión y se refunda la compañía, abriéndose una nueva etapa que llega hasta nuestros días.

La incorporación del Mtro. Julio Bocca como Director Artístico provocó un profundo y dinámico proceso de refundación del elenco nacional, abriendo sus puertas a la región y al mundo tanto en la integración de sus componentes como en la elección de los maestros, coreógrafos y bailarines invitados, reiniciando una paulatina y segura incorporación de la compañía en un sendero de excelencia ya acorde a estos tiempos y en un nivel internacional. 

Se dio comienzo a una gestión moderna y dinámica de una compañía que retomó una antigua tradición de vincular su trabajo al de importantes figuras del mundo de la danza, elevando así la exigencia, la excelencia y el desafío para tornar esta disciplina artística, cada día más accesible a mayores y más heterogéneos auditorios, ávidos de reencontrarse con el placer de poder presenciar y apreciar un excelente espectáculo de gran porte como lo es el ballet.

Desde entonces se han estrenado en el Auditorio Nacional más de treinta obras, muchas de ellas en versión integral, de los grandes ballets clásicos (Giselle, El Lago de los Cisnes, La Bayadera, El Corsario, La Sílfide, El Cascanueces, La Viuda Alegre, Don Quijote, Coppelia, Romeo & Julieta y La Bella Durmiente por nombrar algunas), obras paradigmáticas del mejor repertorio contemporáneo y moderno (Hamlet Ruso, Un Tranvía Llamado Deseo, Donizzetti Variations, The Leaves are Fading, Sinfonietta, Without Words, La Consagración de la Primavera, In the Middle Somewhat Elevated, El Mesías, Petite Mort entre otras), y creaciones originales para la propia compañía (Tres Hologramas (Inthamoussú / Jorge Drexler) / Gracias (Graciela Figueroa) / Tango & Candombe (Ana Maria Stekelman) / Nocturno (Inthamoussú / Juan Campodónico & Campo) / One And Others (Demis Volpi / Christos Hatzis) / Episodios Sobre un Mismo Tema (Andrea Salazar / Luciano Supervielle) / Instantáneas (Andrea Salazar / Luciano Supervielle / Encuentros (Marina Sánchez)).

Presentaciones puntuales y ambiciosas giras nacionales e internacionales vuelven a pautar la presencia de esta compañía tanto en el país, en la región como en el mundo, sucediéndose presentaciones en España, Italia, Omán, China, Tailandia, Rusia, Israel, México, Cuba, Venezuela, Colombia, Perú, Chile, Paraguay, Argentina y Brasil.

A partir de febrero de 2018, el Maestro Igor Yebra asume en el cargo dejado por Bocca con el claro objetivo de continuar por esta senda en camino ascendente.

El BNS se yergue como reflejo de un nuevo país; de nuevas generaciones; de renovadas potencialidades; una compañía joven, renovada, con un amplio repertorio, con grandes producciones, con una creciente proyección internacional, con un público que supera los 110.000 espectadores anuales lo que la hace estar más cerca del ciudadano, destinatario último y beneficiario absoluto de nuestro trabajo y labor cotidiano. Una compañía viva que quiere demostrarse a sí misma, a la sociedad que la creó y sostiene, y por qué no, al mundo entero su potencialidad creativa, su capacidad de producción artística, su poder de convocatoria y su vigencia acrecentada a través de los tiempos.

RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL

El BNS | Ballet Nacional Sodre es una compañía que más allá de su definición como proyecto dedicado al desarrollo de la danza, nunca se aparta de sus valores y su responsabilidad como actor cultural en nuestra sociedad. 
Entendemos que nuestro aporte no se debe restringir únicamente a la danza y es por esto que nos esforzamos para colaborar y aportar a través de nuestro trabajo, esfuerzo y disciplina, fomentando valores que trasciendan lo estrictamente artístico. 
Mediante nuestros programas de Responsabilidad Social Empresarial y con la ayuda de nuestras Instituciones amigas, trabajamos para tender la mano a la sociedad que nos sostiene y acompaña durante todo el año, devolviendo ese apoyo incondicional a través de lo que amamos.

Acciones principales de RSE:

Programas de formación de nuevos públicos.
Previo al estreno de cada obra, el BNS realiza un ensayo general abierto al público en el cual recibe a más de 4000 visitantes anuales de diversas instituciones: niños y adolescentes del INAU, alumnos de escuelas, liceos, UTU e instituciones sociales, entre otros.

Apertura de ensayos generales a público

-Escuelas Rurales al Teatro:
Se trata de un emprendimiento conjunto entre el Ministerio de Educación y Cultura, el Auditorio Nacional del SODRE y el Consejo de Educación Primaria, con el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), la Fundación ProSodre, y las escuelas de la RED PEA de UNESCO, del que forma parte el BNS.

La propuesta consiste en trabajar con niños y niñas de las escuelas rurales del territorio nacional, sus maestros y representantes de sus familias para facilitar el acceso de niños a bienes y servicios artísticos y culturales nacionales y posteriormente trabajar con material didáctico-pedagógico sobre contenidos de la obra teatral en el aula.

El programa, además de la posibilidad de ver el espectáculo, propone a las escuelas un trabajo y seguimiento previo y posterior, proporcionando material didáctico en soporte audiovisual para preparar la visita y una entrega de un programa especialmente diseñado para la ocasión y un librillo lúdico-didáctico para los niños, lo que agrega valor a la experiencia. Al finalizar la función, los artistas, aún caracterizados como sus personajes, salen al Hall a saludar a los niños.

En la Temporada 2015, fueron cerca de 4.000 alumnos, docentes y representantes familiares de todo el territorio quienes participaron del programa que constó de cuatro funciones: dos en Montevideo (“El Corsario” en el Auditorio), una en Paysandú (“Giselle” en el teatro Florencio Sánchez) y otra en Salto (“Giselle” en el teatro Larrañaga).

En la temporada 2016, la función de Escuelas Rurales al Teatro recibió más de 1.800 niños de todo el país que disfrutaron de una función especial de “Coppelia”.

-Liceos al Teatro
En el marco del acuerdo celebrado entre el SODRE y el CES (Consejo de Educación Secundaria) a partir de 2016, se suman funciones especiales también para los liceos públicos. Ese año, coincidiendo con las celebraciones por los 80 años de Educación Secundaria, se realizó una función de “Coppelia” destinada a liceales de todo el país, que se sumó a la función “Escuelas Rurales al Teatro”, en una doble jornada especial y una función exclusiva de la obra "Un Tranvía Llamado Deseo".

Visitas guiadas

Desde el segundo semestre del 2014 se vienen realizando visitas guiadas a las instalaciones del BNS con la posibilidad de presenciar además, un fragmento de clases y/o ensayos de la compañía en su lugar de trabajo. Esta visita se desarrolla los miércoles en doble turno (mañana y tarde) y tiene una duración de 1 hora.

Funciones y actividades especiales:

El BNS colabora con organizaciones no gubernamentales y fundaciones sin fines de lucro.
Anualmente realiza una función a beneficio de la Fundación Amigos del Pereira Rossell, además de otros acuerdos de colaboración con Fundación Porsaleu, Aldeas Infantiles y Niños con Alas, entre otras.

También se han realizado instancias de ensayos abiertos al público, visitas y demostraciones en escuelas públicas durante las Giras Nacionales, como parte de nuestra misión y compromiso de tornar nuestra disciplina artística en patrimonio de todos los uruguayos. 

En la Temporada 2016, a raíz de los fenómenos climáticos que azotaron el interior del país, se agregó una función especial de El Lago de los Cisnes a entero beneficio de los afectados, pudiéndose recaudar la suma de $795.557 que fueron donados al Sistema Nacional de Emergencias para la reconstrucción de las zonas afectadas y atender la situación de los damnificados en todo el país.